Desde FEUSO Andalucía consideramos inexplicable la demora en la puesta en marcha de Centros de Atención Infantil Temprana (CAIT) en diversos puntos de Andalucía, como es el caso del ubicado en el Polígono Sur de Sevilla, concluido desde hace meses y que incluso cuenta con dotación presupuestaria y personal seleccionado para comenzar a trabajar, al no estar aún resuelta la licitación del concierto social por el que se gestionará dicho centro.

Desde la Fundación Antonio Guerrero, única que concurría a esta convocatoria, lamentan que con esta demora “se están perdiendo muchas oportunidades de atender a muchos menores con necesidades a los que la administración no atiende”, tal y como precisa el presidente de esta entidad, el propio Antonio Guerrero, quien destaca que también se están viendo afectados por una situación idéntica en un CAIT que estará emplazado en la localidad malagueña de Pizarra, a los pies de la Sierra de las Nieves y que, como en el caso del centro del Polígono Sur de Sevilla, se enclavan en zonas donde no existe otra alternativa en lo referente a Atención Temprana a menores.

Entre ambos centros, la Fundación Antonio Guerrero ha invertido más de 150.000 euros para que, entre otros aspectos, cuenten con algunas de las mejores dotaciones del momento, como es el caso de las salas multisensoriales para mejorar el desarrollo cognitivo de los menores a los que está previsto atender.

El nuevo concierto social –convocado en agosto de 2020– por el que se deben gestionar ambos centros venía a sustituir antiguos acuerdos marcos que vencían en octubre del pasado y con el que se pretendía dar estatus legal que diera continuidad a los CAIT existentes y acercar nuevos CAIT a las zonas menos favorecidas o deficientes en oferta de Atención Temprana.

El nuevo concierto social –convocado en agosto de 2020– por el que se deben gestionar ambos centros venía a sustituir antiguos acuerdos marcos que vencían en octubre del pasado y con el que se pretendía dar estatus legal que diera continuidad a los CAIT existentes y acercar nuevos CAIT a las zonas menos favorecidas o deficientes en oferta de Atención Temprana.

A 31 de diciembre del pasado año, la Mesa de Contratación anunció la imposibilidad de resolver la licitación en el plazo previsto, posponiendo al 28 de febrero esta decisión. No obstante, dos días antes de que concluyera este nuevo plazo, de nuevo se notificó que se trasladaba al 30 de junio este anuncio definitivo.

Tal y como ha podido tener constancia FEUSO Andalucía –cuya secretaria general, María de la Paz Agujetas, y representantes del área de Atención a la Discapacidad han mantenido un encuentro con representantes de la Fundación Antonio Guerrero para conocer su situación–, este colectivo social está sufriendo una “presión brutal por parte de la Junta de Andalucía” y se encuentra “al borde del colapso” dada la inversión comprometida en estos proyectos y la imposibilidad de estar operativos pese a ser licitadores únicos.

“Nos hemos visto obligados a aparcar otros proyectos vinculados a atención a adolescentes ante la situación de incertidumbre generada por esta decisión incomprensible de no contar con el permiso para poder operar, cuando sí lo siguen haciendo aquellos otros CAIT que se rigen por los antiguos acuerdos marcos”, lamenta Antonio Guerrero.

Los CAIT que esta fundación aspira a poder gestionar en Sevilla y Pizarra están diseñados para atender a entre 100 y 150 menores, pero con posibilidades para ampliar sus instalaciones y dar cabida a unos 300 o 400

Los CAIT que esta fundación aspira a poder gestionar en Sevilla y Pizarra están diseñados para atender a entre 100 y 150 menores, pero con posibilidades para ampliar sus instalaciones y dar cabida a unos “300 o 400”, precisa Guerrero, y que en el caso del ubicado en el Polígono Sur hispalense –una de las zonas más deprimidas de toda España– también está previsto que ofrezca desayuno y merienda a los pequeños.

“Algunos niños, en el mejor de los casos, están yendo a CAIT localizados en otros barrios, pero la gran mayoría se queda en casa, con las consecuencias irreparables que puede conllevar para muchos de ellos que, al fin y al cabo, son los grandes perjudicados”, concluye Antonio Guerrero.

Desde FEUSO Andalucía consideramos inexplicable que se produzca esta situación, que sólo puede obedecer a una incompetencia técnica, más si cabe cuando se ha liberado la dotación económica necesaria para hacer realidad estos proyectos. Son varios los trabajadores cualificados que se encuentran actualmente a la espera de poder acceder al puesto de trabajo para que el fueron seleccionados el pasado verano ante la inminencia de la puesta en marcha de los centros, pero sobre todo son centenares las familias con menores con trastornos las que están padeciendo un verdadero calvario, una situación de angustia y estrés evitable y ante la que solicitamos la rápida actuación de la Secretaría General de Familias de la Consejería de Salud y Familias, órgano responsable de estos centros.